The Giant Gila Monster!

Imagen

Años antes de tener oportunidad de ver “The Giant Gila Monster” por primera vez, ya era fan de esta película tan sólo por su título, por lo que había leído sobre ella y… claro que sí, ¡por el Gila Monster!

Con el paso del tiempo la conseguí en VHS y ahora, como sucede con infinidad de films, está al alcance de cualquiera en Youtube, lo cual me parece fantástico. No echo de menos los tiempos en que debías pagar fortunas para acceder a copias de importación de este tipo de films de culto.

El director de “The Giant Gila Monster”, Ray Kellogg, no será recordado como uno de los grandes cineastas de su tiempo. Pero resulta curioso que dos de los cuatro films que dirigió se consideren clásicos en la actualidad: aparte de “The Giant Gila Monster”Kellogg dirigió nada menos que “The Green Berets” con John Wayne, la peor película que se recuerda sobre la guerra de Vietnam.

Otro nombre que destaca en este film es el de Jack Marshall, famoso por sus bandas sonoras de“The Munsters” o “Thunder Road”. Como era habitual en muchas pelis de los 50’s, el film combina el suspense con una banda sonora rockera, e incluso se anunciaban varios supuestos hits de Rock en su publicidad.

“The Giant Gila Monster” es un típico producto de Serie B rodado con 0 presupuesto. Quien espere grandes efectos especiales, quedará decepcionado. De hecho, casi ni vemos al famoso monstruo, y cuando aparece arrastrándose por los parajes de Cielo, Texas, indudablemente tiene su encanto, aunque es más espectacular el Gila Monster dibujado en los carteles que el que vemos en pantalla.

Mi recomendación es una buena doble sesión de “The Giant Gila Monster” con cualquier otro título emblemático de la época. “The Amazing Colossal Man” sería una gran opción.

 

Artie Lange & Ace Frehley

 

Dos de mis personas favoritas de la Tierra, Ace Frehley y Artie Lange, hablando sobre Kiss. Imposible pedir más.

Algunos de vosotros tal vez recordaréis a Artie por su conexión con Howard Stern. Colaboró con Howard en su show durante un buen puñado de años.

En la actualidad, Artie presenta el Artie Lange Show y siempre cuenta con invitados interesantes. Amy Schumer, Adam Carolla, Steve-O, Zakk Wylde y Sebastian Bach, entre muchos otros, han pasado por el programa.

Elvis Has Left the Building

Imagen

Ahora que se publica el tercer álbum póstumo de Michael Jackson, al que sin duda le seguirán docenas de títulos más a lo largo de las décadas, es inevitable pensar en todos esos discos que aparecieron justo después de la muerte de Elvis.

Uno de mis favoritos es ese engendro tan deliciosamente kitschy titulado “Elvis Has Left the Building”, que publicó J.D. Sumner, el hombre de la voz grave que lideraba J.D. Sumner and the Stamps.

Lástima que se trate tan sólo de un single, porque ahí había potencial para un álbum en toda regla. En “Elvis Has Left the Building”Sumner relata la trayectoria del Rey con sentimiento y dramatismo, respaldado por pomposos coros gospel. Muy grande. Casi comparable a otro gran fetiche del Universo Presley, aquel chapucero “Having Fun with Elvis On Stage”

 

Danny Bonaduce

Perturbador.

El disco de Danny Bonaduce es una de esas obras inquietantes que dejan huella.

El célebre crío de la Familia Partridge dándolo todo  y, encima, sintiéndose “groovy”!

Como era de esperar en un caso así, la trayectoria de Danny en las siguientes décadas sería accidentada. Alcohol, drogas y “reality shows”.

Hoy le recordamos en esta sección con cariño.

H.R. Giger

Imagen

Tremenda pérdida.

Crecí obsesionado por su obra, como muchos de vosotros.

Un recuerdo desde aquí para H.R. Giger.

Forry & Karloff

Imagen

Preciosa foto de Forrest J. Ackerman y Boris Karloff.

Forry siempre se empeñó en señalar que su Ackermansion estaba situada en Karloffornia. ¡A mí también me gustaría vivir en Karloffornia!

John Mellencamp

 

Siempre me pareció curiosa la imagen que tiene mucha gente en América de un tipo como John Mellencamp. La mayoría de los amigos que tengo en ese país, se ríen de mí cuando les hablo de mi amor incondicional por la música de este hombre. Le consideran un artista mainstream 80’s, no le respetan, están a un paso de compararle con Cyndi Lauper, pero en mi mundo Mellencamp es uno de los iconos definitivos del Rock.
Cuando crucé América con tres amigos en los 90, Mellencamp fue nuestra banda sonora a lo largo de todo el Midwest. Muchos años después, me reencontré con uno de esos colegas, hablamos de aquel viaje y me dijo que nunca entendió por qué diablos me empeñé en hacer sonar los discos de Mellencamp de una manera tan obsesiva. En fin…
Me gustaría creer que algún día volveré a tener oportunidad de ver a Mellencamp en directo, pero… es improbable, y no voy a quejarme, mi recuerdo de Mellencamp sobre un escenario es inmejorable. Ni sé cómo fue posible que llegase a verle en un club en NYC con una entrada de reventa, pero sucedió. Fue en un lejano viaje para cubrir a Marilyn Manson en la gira de “Antichrist Superstar”. La noche después del show de Mellencamp, me encontraba atrincherado en un restaurante con NY Loose, Helmet, Marilyn Manson y periodistas de toda la prensa internacional. Tal vez recordéis aquel artículo, alguien había amenazado con volar el recinto en el que debía actuar Manson en Asbury Park y aquello se llenó de policías. En la larga espera, cuando nadie sabía aún si el concierto se celebraría o no, le conté a la corresponsal de Spin que había visto a Mellencamp la noche anterior en directo, y me preguntó extrañada: “¿Quién es John Mellencamp?”. Wow… Un buen ejemplo del nivel que tienen ciertos periodistas de la prensa internacional.
Hoy pensaba en John Mellencamp porque, sinceramente, la música de este hombre está siempre presente en mi vida, y me alegra comprobar su excelente estado de forma. Han pasado cuatro años desde la edición de “No Better Than This” y sigo disfrutándolo como el primer día. Y lo mismo puedo decir de “Life, Death, Love and Freedom” y “Freedom’s Road”. Maravillosos discos. Si Mellencamp sigue por este camino, podemos sentirnos agradecidos.
La vida personal de John ha atravesado momentos complicados en los últimos años. Su ruptura matrimonial, la vuelta a los malos hábitos (esos cigarrillos tras un grave problema de corazón…)… Incluso en sus entrevistas suele haber drama. La última vez que le vi entrevistado por Letterman, tenía un ojo morado, a causa de un puñetazo que le había propinado su propio hijo. Pero siempre que este tipo entra en un estudio de grabación o se sube a un escenario, hay magia. Espero que no tarde mucho en brindarnos otra colección de nuevas canciones. No necesito que grabe otro “Scarecrow”, me conformo con algo del nivel de “Life, Death, Love and Freedom”.

Andy Gibb & Victoria Principal

 

Imagino que hoy en día ya nadie tiene presente este dueto letal, pero en 1981  fue un hit en toda regla. Cualquier rockero heterosexual tuvo que sentirse por fuerza confundido tras escuchar semejante colaboración. Andy Gibb y su novia del momento, la espectacular Victoria Principal, cantando a medias uno de esos himnos del Soft Rock que dejan una herida abierta durante décadas. En 1981, yo amaba el Rock’n’Roll, pero también amaba a Victoria Principal, de modo que esto fue un monumental cruce de cables.

Ha pasado mucho tiempo desde su edición, y este maldito “All I Have To Do Is Dream” aún me saca de mis casillas cada vez que lo escucho, pero forma parte de mi vida y es un placer recordarlo aquí.

 

Sword Swallower!

Imagen

Amo este libro.

En “Memoirs of a Sword Swallower”, Daniel P. Mannix relata sus vivencias en circos y ferias de freaks en los años 30. Un tipo con una vida fascinante, además de ser un brillante periodista, escritor y performer circense.

Ignoro si es posible localizar este libro hoy en día. Debí comprarlo hace más de 20 años, pero se lo recomiendo a cualquiera que esté interesado en el submundo de los viejos sideshows.